El salón número quince

Mario estaba desgastado. Comprobar en el monitor de turno día tras día año tras año que la humanidad se había entregado sin remedio a la gran fiesta masturbatoria que eran a tiempo real las redes sociales y demás artilugios virtuales, le descubría la cruda realidad que desde siempre se había cocinado a su alrededor a fuego lento, cómo unos y otros, unas y otras, y demás giros combinatorios, eran capaces de ejemplificar en un infinito concurso online de ingenios el tamaño de sus egos, a ver quién lo tenía más grande, a ver quién lubricaba mejor. Todo esto, mientras Gladys meneaba graciosamente el culo por el salón número quince.

(muy pronto las memorias de Mario y Gladys en papel)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s